3 respuestas

  1. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.
    9 de octubre de 2010

    La historia valenciana, al igual que la romana o la cartaginesa, al igual que la gala o la alemana, no es una historia reciente, ni tiene protagonistas únicos, ni mucho menos banderas únicas. Nuestra historia tiene miles de años, y son muchos y preciados sus protagonistas; pero por un prurito último, solo celebramos un acontecimiento histórico, –que si bien ocurrió, de dicha realidad nada mantenemos. Y para colmo de males –en estos momentos nos enfrenta a una segunda conquista por parte de quienes se erigen como herederos de los primeros conquistadores que celebramos.

    El mantener como única bandera valenciana la de los catalanes que llegaron con Jaime I, esto no es correcto; pues Valencia ha tenido –ya desde los edetanos, y posteriormente los romanos, y posteriormente los visigodos, y posteriormente los islámicos, ha tenido muchos escudos y banderas. Y la bandera actual de todos los valencianos debiera ser la bandera que partiendo de los primeros, en su símbolo tuviera a todos cuantos aquí han pendido bandera.

    Y si de la lengua hablamos, tenemos que en nuestras tierras se han hablado muchas lenguas, quedando en el habla natural de las gentes aquellas que las gentes hacían suyas, y en el habla oficial aquellas que llegaban homologadas oficialmente por los invasores, hasta que otros invasores las anulaban. Dictaminar como lengua de los valencianos las leguas oficiales de los invasores, eso es una imposición más en mantenimiento de los tiempos invasores.

    Y para colmo de la poca categoría que tenemos los valencianos, que decimos –bajamos la bandera en vertical para que no se incline–, y a la vez no mantenemos vigentes las organizaciones naturales valencianas que mantienen en su carácter este hecho como real. Me refiero cuando diga “que no tenemos categoría” a que nadie recupera la Milisia Valensiana, Sentenar de la Ploma, Milisia de Homens, que antes mueren que se rinden; que antes hacen su Entrà que permiten se les humille. Homens que bajo su auspicio y mientras ellos son guardas, –las tierras valencianas son prosperas y dignas–.

    Aquí y ahora los valencianos, con sus autoridades a la cabeza, somos unos zombis desnaturalizados. No sabemos lo que somos ni lo que queremos ser. Somos anuladores fácticos de nuestra historia. Somos un eslabón oxidado y corroído que al no tirar anula la realidad de nuestra historia, pues lo que de ella mantenemos es sectario.

    Y así estamos los valencianos, divididos y anulados; y esa es nuestra futura historia.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

  2. karles
    5 de marzo de 2011

    para empezar ya estás hablando con una lengua impuesta…

  3. karles
    5 de marzo de 2011

    per començar ja estàs parlant amb una llengua imposada a la força…

Responder

 

 

 

Volver arriba
móvil escritorio