1

Valencia, tierra de flores y fallas

Publicado por el .

Valencia, la famosa tierra de flores y fallas, es una de las ciudades más importantes de España, y una de las más codiciadas por los turistas. Al estar situada a la orilla del mar Mediterráneo, el viajero se encuentra con encantadoras playas en el mismo corazón de la ciudad.

Quienes desean vacaciones en la playa se encontrarán con fantásticas posibilidades para practicar cualquier deporte (golf, ciclismo, tenis, submarinismo, etc) y disfrutar de una vida nocturna muy animada, junto con una increíble oferta cultural, pues Valencia es el sitio para ello.

Pasearse por sus pintorescas calles y disfrutar de las abundantes posibilidades que la capital ofrece es algo que no tiene desperdicio. Luego de una agobiante jornada todo visitante podrá degustar el plato más famoso de España, la Paella Valenciana.

En los últimos años Valencia ha adquirido un rol protagónico a nivel internacional. De sus atractivos más emblemáticos se destacan: la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la competición de vela más importante del mundo, o del Gran Premio de Fórmula I que se celebra en un circuito urbano cerca de la zona del Puerto.

Valencia es un destino muy popular para el desarrollo del turismo business. Por este motivo, dentro de la gran oferta de hoteles en Valencia podremos encontrar alojamientos con equipamiento como salas de conferencias y servicios empresariales.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ. dijo

    Lo que menciona el comentario es verdad, pues por inercia queda en el ambiente –que Valencia es la ciudad de las flores y también la de la magia del fuego –. Pero siendo una ciudad digna de ser visitada, quien ahora la visite se encuentra con el hecho real de que todo lo dicho es artificial. Valencia que en natural estuvo rodeada de acequias y de huertas llenas de cultivos, en estos momentos no tiene huertas, y las que la rodean de sus pueblos vecinos quedan medio abandonadas; de querer ver flores estas lo son de jardín de invernadero mantenidas artificialmente. Y de la magia del fuego de sus fallas, sólo le queda la parte folklórica, pues de dicha magia nadie se acuerda. Es una pena, pero lo que exuberante de modernidad de Valencia se muestra –en espiritual no es nada al lado de la Valencia real que hasta no hace mucho existía, y por designio político ha desaparecido. De querer ver el alma de las flores de Valencia y de su fuego mágico nos hemos de ir a cualquier pueblo valenciano donde crece todo natural; en Valencia todo es artificial, incluso la vida y la espiritualidad de sus gentes.
    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

Escribe un comentario