1 respuesta

  1. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.
    30 de marzo de 2010

    Lo que atribuimos a los griegos y con dicho nombre mencionamos, (tanagras), no es otra cosa que la expresión de fe mostrada a una divinidad, bien en agradecimiento por el favor logrado en vida, o bien por la petición de favor tras la muerte.

    Lo cierto es que aquí en Valencia y en el territorio edetano también tuvimos dicha realidad realizada en terracota, incluso en mármol, cuyas figuras se depositaban en las cuevas y santuarios dedicados a los entes sobrenaturales.

    En concreto y en la ciudad de Benaguacil, y en su monte de Montiel, tenemos un Santuario Edetano en su cima, hoy capilla de la Terciarias Capuchinas. Pero hasta no hace mucho cueva abandonada y saqueada por todos cuantos han querido hacer en ella lo que les ha dado la gana.

    Siendo el saqueo más sonado de dicha cueva el que hiciera un ingles en el siglo XIX, antes de que allí llegaran las franciscanas, pues este pícaro sabiendo de lo que había sido el lugar en los tiempos anteriores a Cristo, se personó en el ayuntamiento de Benaguacil vestido de ermitaño y pidió permiso para ocupar la cueva, tras lo cual la escarbó totalmente y la saqueo de todas cuantas figuras encontró. Llenando varios sacos que por la noche se llevaba a Valencia, y con su arte sacaba de España y vendía en el extranjero.

    Pudiera ser que muchas de las figuras del Louvre no fueran griegas, y si compradas a los rapiñeros que saquearon nuestro patrimonio.

    Lo malo es que en estos momentos también se siguen saqueando los yacimientos arqueológicos valencianos, mientras nosotros vamos a recuperar el patrimonio de otros sitios.
    En concreto también nadie averigua nada del pasado del Monte de Montiel. Pues incluso la Imagen que en dicho santuario hoy cristiano se venera es una copia de la original desaparecida en la pasada burra guerra civil.

    Antes de cristo el monte de Montiel estuvo dedicado a una divinidad femenina, y su vecino Monte de San Miquel a una divinidad masculina.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

Responder

 

 

 

Volver arriba
móvil escritorio