0

Sarcófagos culturales

Publicado por el .

Dos príncipes de la Corona de Aragón y un obispo, fallecidos en los siglos XIII y XIV, vuelven a ver la luz del día. Bueno, más bien sus restos, contenidos en tres sarcófagos que han sido exhumados tras haber estado durante muchos años enterrados en la Catedral de Valencia.

El motivo no es otro que los actos de conmemoración del 800 aniversario del nacimiento del monarca Jaume I. Se podría decir, por lo tanto, que se trata de sarcófagos culturales. El más antiguo de todos ellos es el de Fray Andrés de Albalat, tercer obispo de Valencia después de la Reconquista y figura muy cercana al propio Rey. Jaime Sancho, canónigo conservador de la Catedral definía con estas palabras su importancia: “Fue una muy relevante personalidad de la Iglesia de su tiempo porque, además de su labor diplomática al lado del rey Jaime I, como obispo de Valencia organizó nueve sínodos diocesanos, construyó la cartuja de Portaceli y numerosas parroquias, amplió el convento de Santo Domingo y creó varias canongías“.

Los otros dos restos exhumados pertenecen a los príncipes don Jaime y don Alfonso, hijos de los monarcas de Aragón Juan I y Pedro III, respectivamente. Ambos fallecieron a temprana edad, con apenas unos meses el primero y siendo niño todavía el segundo. Hasta el siglo XIX, sus cadáveres descansaron en el monasterio de San Vicente de la Roqueta, ante de ser trasladados a la Seo.

Los tres sarcófagos, que suman a su valor histórico sus particularidades formales, estarán expuestos en la Catedral hasta que finalice la muestra organizada en torno a la figura de Jaume I.

Te puede interesar

Escribe un comentario