0

La muerte de un artista fallero

Publicado por el .

Salvador Debón, escultor de profesión y uno de los grandes artistas falleros de la conocida como “Generación de Oro” falleció a los 85 años, a causa de una dolencia cardiaca que le aquejaba desde hacía algún tiempo.

Nacido en 1923, Debón estudió en la Escuela de Bellas Artes San Carlos, de Valencia, en la que coincidió con Juan Huerta, otro de los cuatro grandes nombres de la “Generación de Oro”. Tras su periodo formativo, comenzó a trabajar para el escultor Antonio Sanjuán. Su primer contacto con el mundo fallero se produjo en 1947, cuando diseñó el monumento de la Falla Ángel Guimerà-Fernando el Católico. Seis años pasaron hasta que volvió a dedicar sus esfuerzos a diseñar un monumento, pero a partir de ese momento las Fallas se convirtieron en el centro de su producción artística.

Debón llegó a ser el segundo artista más galardonado, únicamente por detrás de Regino Más, tras conseguir 6 galardones en sección especial con los 25 monumentos que diseñó. En concreto, se llevó el premio en 1959 con la falla Visitación-Orihuela, con la comisión de la plaza del Doctor Collado en 1960 y 1969, con la Plaza del Pilar en 1967 y 1968, y con la plaza de La Merced en 1972.

Alejado de la primera línea fallera desde hace años, se dedicaba a participar en tertulias falleras, hasta que la muerte le sobrevino. Con su marcha, el mundo pierde a un referente, a una figura histórica. Descanse en paz, Salvador Debón.

Te puede interesar

Escribe un comentario