0

¿Está el VCF en situación de quiebra técnica?

Publicado por el .

Los acontecimientos se suceden con rapidez en el seno del Valencia CF. La llegada de Juan Villalonga supuso un shock para los aficionados, que apenas si tuvieron quince días para tratar de acostumbrarse a la nueva situación del club antes de que esta volviera a cambiar de forma inesperada. El expresidente de Teléfonica, antiguo compañero de pupitre de José María Aznar, aterrizó como gestor con control casi total, y apenas dos semanas después se marchó tras un día que probablemente pasará a los anales del periodismo deportivo valenciano como uno de los más ajetreados y emocionantes.

Villalonga se ha ido, pero dicen que vovlerá con 76,7 millones de euros para hacerle una oferta a Juan Soler por su paquete accionarial. Entre tanto, el empresario ha dejado sobre la mesa datos que cuanto menos resultan preocupantes. La pregunta que muchos aficionados se plantean en estos momentos es si el VCF está en situación quiebra técnica, o de causa de disolución, tal y como afirmó en una multitudinaria rueda de prensa el depuesto gestor. 439 millones de euros de deuda, más el importe de la construcción del nuevo estadio. En total, unos 780 millones de euros. Parecen causa de disolución, puestos tal cual sobre la mesa, si resultan ser ciertos y no se hace nada por multiplicar los ingresos para hacer frente a los pagos.

Los informes de la consultora KPMG, que han llegado a manos de la redacción de deportes de la Cadena SER, son tajantes. La venta de jugadores no es una solución viable para hacer frente a los pagos a corto plazo, ya que la cantidad que dejaría en las acas del club sería insuficiente, y sin estrellas quedaría menguado el potencial de cara a obtener beneficios deportivos. El sector de la construcción está en plena crisis como para hacer todo lo rentable que se esperaba la venta de los solares de Mestalla. Las opciones de revitalización del club pasan por aumentar los ingresos en marketing y publicidad, retener a las estrellas para lograr triunfos que aumenten los beneficios deportivos y refinanciar parte de la deuda de corto a largo plazo para ir amortizándola con menores presiones. Villalonga parece tenerlo claro. El problema es saber si Soler y Soriano también lo tienen claro…

Te puede interesar

Escribe un comentario